Inteligencia de fuente abierta

Llamamos inteligencia de fuente abierta (frecuentemente referida como OSINT, acrónimo derivado de su nombre en inglés Open-source Intelligence) a las labores de inteligencia llevadas a cabo a partir de fuentes públicamente accesibles. El término fuente abierta no está relacionado, por tanto, con los parecidos términos de código abierto ni con el movimiento del software libre.

Se consideran fuentes abiertas en el ámbito de la OSINT a:

  • Datos extraíbles de la Internet abierta, frecuentemente de la web abierta.
  • Estudios e informes, white papers y otras fuentes de literatura gris.
  • Repositorios abiertos, tanto públicos como privados.
  • Registros administrativos públicamente accesibles.
  • Revistas especializadas.

Muchas de estas fuentes no son ni «abiertas» ni «libres» en el sentido en que el software libre usa ambas definiciones. En concreto, muchas de estas fuentes tampoco son de acceso gratuito. La característica que las une y define conjuntamente como inteligencia de fuente abierta es el hecho de que todas ellas son fuentes accesibles procedimentalmente (aunque el procedimiento sea tan poco burocrático como rastrear la web abierta), sin necesidad de subterfugios y sin necesidad de realizar o mantener conversaciones en privado ni vigilancia en el sentido detectivesco clásico.